Las orquídeas constituyen la familia de plantas con flor mas numerosa y evolucionada del reino vegetal, están distribuidos a lo largo y ancho de nuestro planeta con excepción de los cascos polares. Siempre se les ha atribuido a estas plantas una suerte de hechizo o encantamiento pues despiertan en el hombre una fascinación y atracción inexplicables, quizás sean sus variadas y exóticas formas, colores o embriagador perfume las que surten este efecto…

Hace mas de 300 años surge en Europa una especie de fiebre por el coleccionismo de estas plantas, es así como apasionados y adinerados aficionados financiaban viajes para recolectar ejemplares en otros continentes, especialmente en las zonas tropicales de América y Asia, convirtiéndose así en una especie de tesoro a los que pocos tenían acceso.

Hoy lejos de toda esa exageración y gracias o los avances científicos en el campo de la reproducción de las orquídeas, estas plantas se reproducen en forma artificial en los laboratorios de todo el mundo, donde el hombre ha sabido hibridar diferentes especies en busca de la flor perfecta.

En Argentina A. P. C. O. A. ( Asociación de Productores y Cultivadores de Orquídeas de Argentina) nace en el mes de noviembre de 2001 como consecuencia de la decisión de varios productores de orquídeas de unirse con el fin de promover y difundir el cultivo de estas plantas, así como contribuir a la preservación del patrimonio ecológico del país. Actualmente somos seis empresas productoras que estamos trabajando en forma conjunta, si bien cada uno de nosotros tiene una trayectoria de varios años en este rubro, desde que estamos trabajando en forma societaria hemos logrado reducir esfuerzos, abaratar costos de traslado y compra de insumos. Pero lo que mas nos sorprende es que hemos logrado incrementar la cantidad personas que ahora se han decidido a ser aficionados de orquídeas, con todas las exposiciones, ferias, charlas y talleres realizados tanto en Capital Federal como en importantes ciudades del interior del país, (Rosario, Córdoba, Resistencia, Mar del Plata), hemos visto pasar alrededor de 60000 personas. Muchas de ellas se acercaron por curiosidad ó atraídas por las bellezas de estas flores y descubrieron que las podían cultivar ellos mismos , algunos lo adoptaron como un hobbie, y hoy tienen una colección importante, además no hace falta ser un jardinero experto para poder cultivarlas hay variedades muy rústicas como los Cymbidium y Oncidium que pueden prosperar muy bien en cualquier patio, terraza o balcón, siempre y cuando estén reparadas del sol directo del verano y las heladas del invierno; hay otras mas tropicales como las Phaleanopsis y las Cattleyas que funcionan muy bien en un jardín de invierno o lavadero luminoso.

Otros la adoptaron con fines terapéuticos como una terapia alternativa que hoy se esta conociendo como la orquídeoterapia, para el mejoramiento en el tratamiento de trastornos de pánico, depresiones y strees, cabe aclarar que no le adjudicamos cualidades curativas a las orquídeas, sino al hecho de ocuparse de cultivarlas ya que cumplen un rol fundamental, porque generan en las personas un estímulo que los ayuda a salir de su depresión y aliviar el estres, pues el solo hecho de tener que ocuparse de ellas, regarlas, fertilizarlas y encontrarles el lugar apropiado, es una tarea que lleva tiempo y observación, pero es retribuida por las orquídeas con espléndidas floraciones.

Para que esto tenga un efecto apropiado, quien lo practique deberá tener en cuenta al menos algunas premisas básicas:

1º) Deberá aprender a cultivar la paciencia, cualidad que el hombre moderno está perdiendo devorada por el ritmo de vida acelerado, las grandes presiones, el estrés, etc.

2º)Cultivar la responsabilidad, porque cultivando plantas nos enfrentamos con el desafío de introducir un ser vivo en un hábitat diferente al natural, requiriendo de nuestra intervención para su pleno desarrollo.

3º)Cultivar tolerancia y buena disposición para adquirir conocimientos y asimilar experiencias de otras personas, venciendo prejuicios y diferencias.

Hay muchas más premisas que debemos tener en cuenta, pero con las 3 enunciadas podemos comenzar: obtener una planta, en algunos casos rescatada de la depredación, otra de especies en peligro de extinción, luego con los consejos de personas con experiencia ubicarlas en el sitio apropiado para que puedan prosperar y con un poco de paciencia disfrutar de una espectacular floración.

Luego de por lo menos intentar mantener ésta actitud y si tiene éxito con las plantas, pruebe de extenderla a su vida social, solo imagine si diariamente nuestras conductas fueran más tolerantes, más pacientes y responsables, quizás nuestras vidas tengan también una floración espectacular.