Cuando decidimos cultivar una orquídea, lo más importante es conocer el requerimiento de esa variedad, por lo tanto debemos saber a qué genero pertenece, así podremos informarnos si es para cultivo de exterior , o de interior y cuáles son los requerimientos de luz solar de esa planta, esto es para elegir el lugar adecuado para que ella pueda prosperar, igualmente a diferencia de lo que se cree no son plantas muy exigentes y además tiene un gran poder de adaptación.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que sean plantas bien enraizadas, es decir que estén firmes en sus macetas, o si están montadas en tronco deben tener sus raíces adheridas a este y deben ser de color blanco. Hay que evitar adquirir plantas a raíz desnuda ya que tardaran más en adaptarse.

1 – EXTERIOR O INTERIOR
Las plantas que pertenecen a los géneros Cymbidium, Dendrobium tipo Nobile u Oncidium, pueden cultivarse todo el año en el exterior, siempre y cuando estén reparadas de las heladas, lluvias y sol directo del verano, en cambio las Phalaenopsis, Dendrobium-phalaenopsis necesitan una temperatura mínima nocturna de 18°C, por lo que en los meses invernales es indispensable proporcionarles un lugar luminoso y calefaccionado.

2 – CONSEJOS PARA EL RIEGO
Con respecto al riego en este aspecto es importante diferenciar entre frecuencia y cantidad. La cantidad de agua suministrada debe ser siempre la misma, lo que varía es la frecuencia En todos los casos no regar demasiado seguido en los meses invernales dejando secar el sustrato entre riego y riego, pasando a regar de manera más frecuente a medida que aumenta la temperatura; lo más aconsejable es la observación, introducir un palillo o el dedo en la maceta para observar si es sustrato está seco.

3 – VENTILACIÓN
Elegir lugares bien ventilados o con corriente de aire para evitar enfermedades y plagas.

4 – UBICACIÓN
Tratar de ubicar las plantas en lugares soleados en la época de otoño y de invierno, evitando que reciban el sol directo del mediodía y de las primeras horas de la tarde durante la primavera y el verano.

5 – FERTILIZACIÓN
Fertilizar cada 15 días desde el mes de septiembre hasta el mes de diciembre.
6- Si se cultiva sobre troncos el riego debe ser diario en el verano.

7 – TRANSPLANTE
El trasplante debe realizarse en primavera, y solo si hace falta, este trabajo se hace cada 3 años aproximadamente, debe utilizarse sustratos livianos como la corteza de pino, para favorecer el drenaje del agua de riego.

8 – FLORACIÓN
Como las floraciones de estas plantas son anuales y en algunos casos muy prolongadas se recomienda no dejar que las flores se marchiten en la planta, es preferible cortarlas cuando todavía están en buen estado y disfrutarlas en un florero. Esto favorece a que la brotación no se atrase y al año siguiente nos vuelva a florecer.

9 – PEDIR CONSEJOS
Buscar consejos de personas con experiencia para que nos ayuden a ubicarlas en el sitio apropiado para que puedan prosperar y con un poco de paciencia disfrutar de una espectacular floración. Por eso es importante visitar las exposiciones para estar en contacto con los productores que siempre estar dispuestos a darnos el mejor consejo.

10 – RECOPILAR INFORMACIÓN
Hay muchas más premisas que debemos tener en cuenta, pero podemos comenzar con obtener una planta, en algunos casos rescatada de la depredación, otra de especies en peligro de extinción, informarnos sobre su forma de cultivo y con un poco de paciencia disfrutar de una espectacular floración.

Luego de por lo menos intentar mantener ésta actitud y tiene éxito con las plantas, pruebe de extenderla a su vida social, solo imagine si diariamente nuestras conductas fueran más tolerantes, más pacientes y responsables, quizás nuestras vidas tengan también una floración espectacular.